El elefante Infante

acuarela / grafito

Tras el rinoceronte, mucha gente me comentó que por qué no me lanzaba a hacer más animales. Con el tiempo, volví a ello.

Enmascarando bien las zonas en blanco y con un cepillo de dientes, creé la textura de la piel del elefante, y con los grafitos perfeccioné

las formas para darle el volumen adecuado. Ahora Elena y Mía disfrutan de él en su casa.